Gracias capitán

Posted on 23 agosto, 2013

0


[Arturo Camacho]

En mi vida me he equivocado muchas veces. Hablando de fútbol muchas más. Entre lo más gordo, mi falta de apoyo a Del Bosque y Pellegrini como entrenadores del Real Madrid, mis críticas a Casillas (pero no las de ahora), o pensar que Kaká podría darnos mucho en el Madrid. Por otro lado, más de una cosa buena sí que he hecho, y siguiendo en el fútbol una por encima del resto: apoyo, admiración y respeto hacia Raúl desde el primer hasta el último día.

Anoche la habitual riada de gente previa al partido dando el paseíllo alrededor del Bernabéu estaba compuesta casi exclusivamente de camisetas Kelme o Adidas de 14 temporadas y en todos los colores, moradas, blancas, azules, además de alguna del Schalke y de la Selección Española. El común denominador, el 7. Y un nombre Raúl.

Una noche que me quedo para siempre. Ver su felicidad mientras simplemente volvía a calentar con el Real Madrid. Su emoción con los gestos y el reconocimiento desde la grada. Y dos detalles, la cesión del dorsal de Cristiano Ronaldo, y el remate, cuando Iker Casillas le devolvía su brazalete de capitán.

Durante el partido pues lo de siempre, ¡qué gusto!, presión e intensidad desde el minuto uno. Arengas a sus compañeros para que nadie se relajara. Sus intentos de hacer gol de cualquier manera. Y al final, ese control y empalme con el que conseguía, ahora sí, su último gol como jugador del Real Madrid. De nuevo esos pulgares volvían a señalar su 7.

“Miraba el marcador y no quería que pasaran los minutos. Si no viene Bale yo saldría más barato”, así cerraba Raúl la rueda de prensa el día de su homenaje. No te preocupes capitán que aun te queda mucho que darnos, y a nosotros más que devolverte.

El homenaje ha salido redondo pero no olvidemos que en el fondo nace de un lavado de imagen de Florentino Pérez y una acción de marketing de Fly Emirates. “Ha tardado demasiado en llegar”, ha comentado el capitán. Él lo sabe, pero le da igual. Quería volver a ponerse esta camiseta por encima de cualquier otra cosa y volver a sentirse jugador del Real Madrid. Nunca le han regalado nada y con su homenaje ha pasado lo mismo, pero él ha vuelto a demostrar que su madridismo y su amor por este deporte están por encima de todo. Como hizo reivindicándose una y otra vez ante la llegada de estrellas cada verano, nuevos entrenadores y críticas de aficionados y medios, o como cuando convocó una rueda de prensa junto a Luis Aragonés pidiendo unidad y un “todos con la Selección” sabiendo que jamás volvería a jugar con La Roja.

Si Florentino Pérez y esta afición no terminamos de cargarnos el Club me quedarán varias décadas como madridista, pero para mí el capitán siempre será Raúl González Blanco.

Anuncios
Etiquetado: