La responsabilidad de Real Madrid y Barcelona

Posted on 17 abril, 2013

1


[Arturo Camacho]

Por mi trabajo he conocido a decenas de CEOs y directores generales de compañías pequeñas, medias y enormes. Los mejores siempre coinciden en un punto, la competencia es un pilar en su negocio. En dos sentidos. Por un lado, debe empujarte hacia adelante, te hace aprender y te hace mejor. Por otro lado te ayuda a crea mercado y nuevos consumidores. Appel vende más iPads cada año, en parte, porque desde su lanzamiento cada vez más marcas invierten recursos humanos y económicos en contar al consumidor las bondades y ventajas de tener una tableta. Y cada día estamos más dispuestos a gastarnos el dinero en una de ellas.

Francisco Roca, Director General de la LFP, durante su participación como ponente en Soccerex Manchester comentó lo siguiente, “si desciendes en Inglaterra, es difícil pero en España, es catastrófico. No recibes ni siquiera el 10% de los ingresos que acostumbras a tener”. Nuestros clubes pusieron la sexta velocidad en los 90 y con el siglo XXI recién inaugurado se quedaron sin frenos. Y ahí siguen, como cuando vas andando o en bici y comienzas a desequilibrarte. Pocas veces recuperas la vertical. Lo normal es acabar cayendo. Es un instante que puede alargarse durante milésimas de segundos que parecen minutos. Incluso pasas por ese momento, como el de ahora en el fútbol, en el que sabes que terminaras en el suelo y sólo pides que el daño sea el menor posible. Muchos clubes ya han caído. Siguiente estación, la desaparición.

Real Madrid y Barcelona intercambian cada año sus paseos por La Liga. Sus cifras siempre han estado a años luz del resto, pero antes éstos jugaban dos bazas. Los créditos se regalaban y no había equipo que no tuviera entre sus patrocinios (en realidad subvenciones) al ayuntamiento de su ciudad y gobierno de su región. Recalificaciones mediante. Hoy bancos e instituciones deben más que algunos de los clubes. Nos quedamos sin financiación de la banca ni ayudas públicas. Algo que por otro lado, tras la hostia, será una gran oportunidad y debería profesionalizar la gestión de nuestros clubes. Pero, ¿a qué coste?

Claro que Real Madrid y Barcelona pueden seguir el ritmo, pero no creo que ninguno quiera abandonar la competición local a su suerte, aunque estén tensando la cuerda demasiado. Necesitan al resto de equipos para su existencia. Para que esta La Liga siga siendo atractiva a inversores extranjeros. Para poder intercambiar jugadores con esos equipos. Para poder atraer a grandes nombres de otros países. Para mantener el nivel jugando cada fin de semana para los martes y miércoles seguir imponiéndose en Europa. Para que a millones de aficionados de Gijón, Coruña, Sevilla, Valencia…  sigan “consumiendo” fútbol.

Sin competencia se acabó el mercado, sin mercado tu producto se desvirtúa. El reparto actual de los derechos televisivos entre los dos grandes no sólo es para compensar la masa de aficionados que cada uno de estos equipos convierte en espectadores/consumidores, lo es también por el interés que genera en la afición del equipo contrario, y siendo así, y por otras cien razones, debería compartirse. Y esto no es una obligación, es una responsabilidad.

Anuncios