¿Una Liga bipolar?

Posted on 22 septiembre, 2011

0


Arturo Camacho.                                                   

Después de la segunda jornada de Liga, primera real, hubo goleadas de Real Madrid y Barcelona. Saltaron las alarmas. Medios y equipos aspirantes a romper la racha que dura desde 2004 pusieron el grito en el cielo, formando incluso el club de indignados con Del Nido a la cabeza. No había hecho más que comenzar y parecía que ya se había acabado. Sin embargo, tres jornadas después la clasificación está liderada por el Betis, ¡recién ascendido!. La lectura ahora es otra, el Barcelona no funciona como otros años y el Real Madrid se pierde entre los alardes de Ronaldo y las comparecencias teatrales de Mourinho.

La soltura de la primera jornada de ambos equipos se debía casi en su totalidad a la intensidad que arrastraban de la ida y vuelta de la Súper Copa. El Madrid rabioso descargó sobre el Zaragoza, el Barça decía aquí estoy yo y respondía con 5 goles al Villareal. Después vino el parón, la primera jornada de Champions, partidos de la Selección, algunas bajas importantes y varios pinchazos seguidos de los dos grandes.

Nunca creí que ambos clubes se iban a pasear por nuestra liga mientras esperaban la final de Munich. Ni ahora creo que ambos hayan pensado que la cosa estaba hecha. Madrid y Barça se enfrentan a equipos extramotivados que además les conocen perfectamente mientras que éstos trabajan para llegar bien a la recta final. Pero ambos empezarán a rodar, cerrarán su pase a octavos en Europa y superaran las tramposas eliminatorias de la Copa del Rey para al final disputarse la Liga, porque ahora mismo son los mejores.

Eso sí, quizá esta vez si sea la última. Nada es para siempre, y aunque el reparto de los derechos de televisión siga creando grandes diferencias bastará con que alguno de los “otros” grandes, sobre todo Valencia y Atlético, planifiquen con inteligencia, vendan bien y compren mejor, como ya están haciendo. Porque esto es fútbol, y aunque nos intenten engañar el dinero no es definitivo. Porque aunque sea un tópico son 11 contra 11. Y es que si no fuera así, no seríamos millones los que cada tres días aparcamos nuestras vidas durante 90 minutos. Porque nos gusta el fútbol por su similitud con la vida donde si el punto de partida estuviera destinado a ser el mismo que el punto final ¿para qué saltar al campo?.

Anuncios
Posted in: NUESTRO FÚTBOL